El Duende OtreboR *-* Las Aventuras de un JorLarg *_*

jueves, diciembre 23, 2004

El Pájaro Albino

Aunque me reuní con CRIMEOf "El Desvelado", me atormentaban ciertas dudas que no conseguía eliminar de mi cabeza. No rendía bien en mis "trabajo" y estuve a punto de fallar una misión.
Temí ser reemplazado por la colmena y destruido....
Misión 356243104 del Cuaderno 5985 "Esconder alianza"
Viajé hasta la casa de H.L.J , un pobre invidente con pelo canoso y manos temblorosas.
Tenía la Camisa manchada de sangre (la suya), parecía que se había herido con algo en la muñeca.
La casa estaba hecha un desastre, el sofá destrozado por lo que parecía un tenedor, las paredes tenían el papel arrancado a tiras, algunos azulejos del suelo habían desaparecido....
No me impacto la situación ni el entorno, peores había visto...y no me influye para nada.
Cogí la alianza y la escondí en el tercer cajón.
Para que os hagáis una idea no "cojo" físicamente las cosas y las muevo, me baso (o me aprovecho mejor dicho) de vuestra baja capacidad cerebral.
Provoco que seáis vosotros quienes mováis el objeto y lo dejéis donde "deben estar", para después borrar dicha acción de vuestro pensamiento, de hecho podemos decir que realmente lo perdéis vosotros...sin querer...
En el último momento en que me dispuse a eliminar los recuerdos recientes del invidente, éste se giró hacia mí y gritó alto:
"No se donde estás, pero puedo sentirte Pajarraco Blanco..."
Me quedé Atónito no sabía si se refería a mi o sencillamente estaba loco.
Pocas personas pueden "ver" a los 'Jorlargs', si es que "ver" es la palabra apropiada.
Niños pequeños, ancianos o gente que ha desarrollado partes del cerebro todavía sin explorar, entre otros...si supieras lo que os queda por descubrir...
De todas formas no ven una forma clara, o al menos eso nos cuenta "El Desvelado", dice que lo que ven es una sombra, un reflejo, "algo" poco claro y sin definir.
A pesar de eso nunca había escuchado nada de ningún "Pajarraco Blanco", por lo que no le di más importancia que la de una casualidad.
"¡Sal de aquí Bicho asqueroso ,esparciré sal por toda la casa! ¡Vete! y deja mis cosas en su sitio, bastante daño me has hecho arrancando a mi esposa de mi vida."
Todo el mundo sabe que odiamos la sal, no es más que un impedimento para retardar nuestra "aparición", hasta encontrar otra puerta y realizar la tarea.
Di un Salto para atrás y tropecé con mi propio maletín. El Invidente volvió a coger el anillo y se lo puso en el dedo meñique de la mano izquierda, con lo cual tendría que empezar desde el principio mi trabajo....